Suscríbete
Suscríbete
Apuesta por acciones enfocadas a la Industria 4.0 para reinventarse en medio de una pandemia cuyo impacto también está notando

AEI524-La adopción de nuevas tecnologías en la industria del plástico en España supone una reducción de costes cercana al 30%

Apertura 37736
|

En marzo de este mismo año la Unión Europea lanzaba el nuevo Plan para la Economía Circular, cuyo objetivo no es otro que el de asegurar que los recursos se mantengan durante el mayor tiempo posible dentro de la propia economía. Uno de los principales aspectos que contempla está centrado en el diseño y producción industrial. En este sentido, los materiales plásticos cobran una gran relevancia, puesto que, en general, pertenecen a un sector que utiliza abundantes recursos, no siempre bien considerados en materia medioambiental, pero que cuentan con un elevado potencial de circularidad. Un sector fuertemente demonizado por algunos ámbitos de la sociedad que ahora afronta una etapa de grandes cambios y tiene mucho que decir.


No es un secreto que el sector del plástico en España, como en el resto de Europa, está viviendo una etapa de grandes cambios y tiene que reinventarse. Sin embargo, también es evidente que las tendencias han cambiado mucho en los últimos meses, sobre todo, desde el punto de vista de los datos. Hasta ahora, la línea era en ascenso, según se desprende del estudio titulado Sector de los Plásticos 2019, elaborado por el Centro Español de Plásticos (CEP): en 2018, se incrementaron tanto la producción como la exportación, la importación y el consumo de materias primas plásticas en España. Así, el nivel de producción pasó de los 5,48 millones de toneladas en 2017 a los 5,52 millones en 2018, mientras que las exportaciones pasaron de los 2,57 millones de toneladas de 2017 hasta los 2,64 millones de toneladas un año después. “El sector de los plásticos está compuesto por más de 3000 empresas de las cuales un 98% son pymes y micropymes”, añade a estas cifras Luis Cediel, portavoz de la plataforma EsPlásticos, “actualmente, genera más de 93.000 empleos directos en España, llegando a 255.000 si incluimos indirectos e inducidos”. Asimismo, esta industria “genera una facturación anual de más de 31.000 millones de euros, un dato que supone el 21% de la industria manufacturera, el 12% de la industria y el 2,7% del PIB”. Son, sin duda, unas cifras nada desdeñables, pero llegó la Covid-19 y trastocó, como ha sucedido en el resto de sectores, cualquier previsión que se quisiera dar por buena. “Es evidente que el impacto de la pandemia también ha afectado al sector del plástico”, reconoce en este sentido Marina Uceda Nuñez, Event manager de la feria Chemplast, “sin embargo, su labor en el sector sanitario ha conseguido que se elimine su demonización y se convierta en un producto necesario y valorado”. También en este sentido camina la opinión de Cediel. Según sus palabras, “el sector del plástico ha empleado durante la crisis del coronavirus todos sus recursos y capacidades en la lucha contra la pandemia para dar una respuesta eficaz al abastecimiento de sectores esenciales como, por ejemplo, el médico-hospitalario, la alimentación o el abastecimiento de agua, ya que, por su transversalidad, se trata de una industria estratégica que da servicio a innumerables actividades productivas de nuestro país”.


Eso sí, el sector de los plásticos se ha visto “fuertemente afectado desde el inicio de la Covid-19, incluso más que el global de todos los sectores productivos”. Así lo indican los datos de los últimos meses del Índice de Producción Industrial (IPI) para el sector de la transformación de los plásticos, que muestran cómo ha disminuido su producción un 39% en abril y un 29% en mayo (frente al -34,8% y 25,2%, respectivamente para el global de los sectores). “Los datos del mes de julio muestran una pequeña mejora respecto al mes equivalente del año anterior”, continúa el portavoz de EsPlásticos, “convirtiéndose nuevamente en motor de la recuperación industrial y demostrando que la industria de los plásticos es resiliente y capaz de recuperar empleo”.


Adopción de nuevas tecnologías


Y todo esto sucedía en medio de una firme apuesta por la digitalización de los procesos productivos. No podía ser de otra manera. “La denominada Industria 4.0 también ha llegado al plástico, como sector productivo indispensable en cualquier economía, y la inversión es una batalla que ahora toca lidiar, en momentos de previsiones negativas y en búsqueda incesante de su retorno”, afirman desde Chemplast. Desde la feria apuntan hacia la robótica, la nueva gestión de datos, la Inteligencia Artificial aplicada a la fabricación aditiva y otros sistemas en tiempo real como algunos de los procesos que la industria del plástico está aplicando para mejorar su competitividad. “En cuanto a la adopción de estas nuevas tecnologías y su impacto en los costes, un estudio elaborado por Siemens estima importantes reducciones de costes a las industrias del sector plástico, en España cercanas al 30%”, apunta Marina Uceda. “Sin duda, existe una tendencia general a la digitalización en el sector de los plásticos”, continúa en esa misma línea el portavoz de EsPlásticos. Y añade: “Las empresas consideran que los principales beneficios que les aporta se enfocan en eficiencia de procesos, reducción de gastos y ahorro de tiempo. Por ello, cada vez más se están implantando acciones más enfocadas a la Industria 4.0 como son el internet de las cosas, el Big Data, el machine learning, la inteligencia artificial, el blockchain, la robótica, la tecnología 3D o la realidad virtual”. Asimismo, según los cálculos de esta plataforma, actualmente más de un 40% de las empresas dispone de soluciones enfocadas a la trazabilidad de los productos y más del 60% cuenta con wearables lectores de códigos, lo que se traduce en que el seguimiento mediante códigos inteligentes se postule como una de las soluciones 4.0 con mejor entrada en el sector. No obstante, “aún queda margen de mejora, por ejemplo, en el registro de inventario, que en mucho casos sigue siendo manual, o en el comercio online”, aseguran.


La circularidad, el gran objetivo


Por otra parte, a nadie se le escapa que esta industria tiene un papel fundamental en el ámbito de la economía circular. En este sentido, Luis Cediel también lo tiene claro al afirmar que el sector de los plásticos “ejerce un liderazgo en la transición ecológica de nuestro país y tiene el potencial de convertirse en el gran aliado en la lucha contra la emergencia climática y ayudar a mitigar otros grandes retos medioambientales”. Y es que los plásticos son materiales que por sus propiedades encajan perfectamente en el concepto de economía circular, ya que tienen la capacidad de ser recuperados y reutilizados como recursos. Además, esta economía circular ofrece respuestas al reto de la sostenibilidad medioambiental gracias a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la dependencia de los combustibles fósiles. “En este sentido, -continúa Cediel- hace ya tiempo que el sector emprendió el camino hacia la sostenibilidad. En el caso de los envases, es importante destacar que España cuenta con uno de los índices de reciclaje de envases más altos de Europa. Cabe destacar que, en 2018, la industria de los plásticos lanzó varios compromisos voluntarios, todos ellos enfocados en acelerar la circularidad de nuestra industria y nuestros productos”. De hecho, para acelerar esa transición, “estamos trabajando en varias áreas”:


  • Materias primas alternativas (derivada de la captación de CO2, del reciclado mecánico, del reciclado químico o de origen biológico).
  • Optimización de la cantidad de material utilizado en los productos.
  • Eco-diseño de los plásticos.
  • Fomentar el uso de materiales reciclados (nuestra industria es firmante de la Declaración de la Circular Plastics Alliance, iniciativa lanzada por la comisión Europea y cuyo objetivo es que para el año 2025 se utilicen en Europa 10 millones de toneladas de plásticos reciclados para fabricar nuevos productos).
  • Colaboración en la mejora de los esquemas de recogida y las tecnologías de separación de residuos.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías de reciclaje para poder reciclar más tipos de residuos y que los plásticos sean de mayor calidad (como el reciclaje químico o los compatibilizadores para el reciclaje mecánico).
  • Normalización y certificación para asegurar la calidad de los materiales reciclados, su trazabilidad y conseguir que sean más homogéneos.

Marina Uceda, por su parte y en ese mismo sentido, asegura que “el plástico ofrece una gran oportunidad para la economía circular, fundamentalmente para la sostenibilidad y la mejora del medioambiente. A diferencia de la Economía Lineal, los recursos se utilizan el máximo tiempo posible, se extrae de ellos el máximo valor mientras están en uso, y después se recuperan y regeneran productos y materiales al final de su vida útil, por lo que el plástico cumple un factor determinante. Sus características, e implicación, especialmente en la industria alimenticia, les hacen desempeñar una labor fundamental en un uso más eficiente y racional de los recursos”. Por todo esto las tendencias van encaminadas al uso de plásticos más ligeros y duraderos, que ofrezcan versatilidad al mercado, para que racionalicen el uso de la energía y el agua. En pos de ese objetivo de la circularidad caminan los esfuerzos de este sector, un reto en el que las nuevas tecnologías, no queda de otra, jugarán como actores fundamentales.


¿QUÉ VENDRÁ DESPUÉS?


La industria del plástico y todo lo que la rodea no ha sido ajena a la crisis sanitaria de la Covid-19. Sin embargo, ¿qué le deparará el futuro? ¿Cómo afrontará los nuevos retos que tiene por delante? “A pesar de la situación actual, el sector está manteniéndose relativamente estable, aunque es muy difícil establecer unas previsiones claras”, responde a estas preguntas Marina Uceda Nuñez, Event nanager de Chemplast. Según su criterio, “todo el sector tiene la mirada puesta en el subsector del reciclado de plásticos y en su enorme potencial, especialmente en Europa. En nuestro país, durante 2019 creció un 8% y se espera que en 2020, con el plan de los ODS, se incremente por encima del 14%. Teniendo en cuenta todos los envases (domésticos, comerciales e industriales), el año pasado España ya alcanzó el índice de reciclado del 50,7%, superando el objetivo marcado por la Unión Europea del 50% en 2025. Estas cifras nos dan una gran esperanza y un salvavidas”.


Algo más cauto se muestra Luis Cediel, portavoz de EsPlásticos, al explicar que, como cualquier otro sector, “la industria de los plásticos tiene una gran incertidumbre en cuanto a lo que va a pasar no sólo el año que viene, sino en los próximos meses, por lo que nos es imposible hacer ninguna previsión”. Desde la plataforma también aseguran que las empresas del sector ya tienen implantadas medidas e iniciativas relacionadas con el Covid-19, como por ejemplo protocolos. Además, están adaptando su fabricación a otros productos que hoy son considerados de primera necesidad. “Todo ello, sin dejar de lado las líneas de investigación que se abordan desde la industria de los plásticos relacionadas con la economía circular y el ecodiseño mediante el desarrollo de procesos más eficientes, así como incorporando materiales plásticos de origen renovable y procedentes del reciclado (ya sea mecánico o químico), también mejorando la reciclabilidad de sus productos e, incluso, impulsando procesos de simbiosis industrial”, concluye Cediel.


Mucho trabajo queda aún por delante, una reciente encuesta que se ha realizado a empresas del sector para medir el impacto de la Covid-19 revela que el sector se ha visto afectado de manera considerable. Éstas son sus principales conclusiones:


  • La Covid-19 repercutirá a medio-largo plazo en los 255.000 empleos directos e indirectos que genera el sector. El 33% de las empresas encuestadas señalan que sus plantillas se han reducido debido a la crisis sanitaria y un 33% creen que éstas serán menores en un medio-largo plazo.
  • En general, todos los sectores plásticos han visto disminuida la producción de su empresa (56,3%). Por sectores, destacar que el 47% de las empresas del sector del envase (sector principal), el 80% del sector de la automoción, el 67% de la agricultura y el 65% de la construcción, han visto disminuida su producción.
Este artículo aparece publicado en el nº 524 de Automática e Instrumentación, págs. 27 a 31.

Comentarios

Aenor
Aenor
AENOR

AENOR ha firmado un convenio con Alastria para apoyar el compromiso con la innovación y la transformación digital basadas en tecnologías descentralizadas.

Safe&Light HQ
Safe&Light HQ
Gimatic

Gimatic ha decidido apostar por el desarrollo de una nueva gama de componentes dedicados a la manipulación por vacío.

RS1052 RS PRO Sensors (3)
RS1052 RS PRO Sensors (3)
RS Components (RS)

RS Components (RS) ha anunciado la ampliación de su conocida gama de sensores RS PRO.

General
General
CES

El Consejo Económico y Social de España (CES) pide al Gobierno la máxima transparencia ante el reparto de fondos europeos para proyectos de digitalización .

02 VM
02 VM
Vector Motor Control

Vector Motor Control (VMC) incorpora a su catálogo de productos los servoaccionamientos y servomotores de LS Electric.

Revista Automática e Instrumentación
NÚMERO 528 // Abril 2021
Consulte el último número de la revista

Empresas destacadas

REVISTA