Suscríbete
Suscríbete

Mary Keller, informática para todos

Columneta laura 16618
|

Hace ya algunos años que dedico la columna del mes de marzo (el dia 8 de este mes es “El día de la mujer trabajadora”) a alguna mujer que haya tenido un papel importante, aunque más o menos reconocido, en el desarrollo de la informática.


Ada Lovelace, la matemática hija de Lord Byron, fue una de las primeras a las que dediqué mi atención debido a su colaboración con Charles Bobbage en la construcción de la llamada “máquina analítica” y que en los escritos que nos ha dejado bajo el título de “Notas” escribió el primer algoritmo codificado para que una máquina pueda procesarlo.
Grace Murray Hoper fue la protagonista de la columna de otro año. Ella, militar y matemática, fue la primera en pensar en la posibilidad de que podía crearse un lenguaje de programación (órdenes en inglés) que pudiera servir en aplicaciones para negocios, estableciendo así las bases para el desarrollo del lenguaje Cobol. Hacia el final de su carrera profesional participó en los comités de estandarización de los lenguajes Cobol y Fortan.
Entre otras mujeres que merecen una y más de una columna, me ha parecido interesante dedicarla en esta ocasión a Mary Kenneth Keller. Nacida en Ohio (EEUU) a principios del siglo pasado, según sus biógrafas fue la primera mujer que se doctoró en informática (en 1965) en la Universidad de Wisconsin con una tesis titulada «Inferencia inductiva de patrones generados por computadora». De todos modos, hay un aspecto de la biografía de Mary Keller que sorprende todavía más: a los 18 años ingresó en la congregación de las Hermanas de la Caridad y en 1940 tomó los hábitos. Es decir que todos sus trabajos en el mundo de la informática los realizó con los blancos hábitos de las hermanas de la caridad. Antes del doctorado en informática, se había licenciado ya en matemáticas y había cursado un máster en física. Durante unos años estudió y trabajó en la universidad de Dartmounth. A esta etapa se debe su colaboración con los doctores Jonh George Kemeny y Thomas Eugene Kurtz en el desarrollo del lenguaje BASIC (Beginner’s All-purpose Symbolic Instruction Code). Este lenguaje fue el primero que trató de acercar la programación a estudiantes y otros usuarios sin grandes conocimientos matemáticos. Somos muchos los de mi generación y siguientes que aprendimos a programar con el BASIC y aún ahora a los alumnos de segunda enseñanza se les introduce en la informática con un programa muy parecido, según lo he descubierto con mis nietos.


Volvamos a la interesante hermana Mary. Tras su doctorado, fundó el Departamento de Ciencias de la Informática en la Universidad de Iowa, ejerciendo su dirección durante dos décadas. Según sus biografas (todas las biografías de esta gran científica sólo las he encontrado firmadas por mujeres), era una mujer simpática y muy cercana, preocupada por hacer llegar sus conocimientos de informática al mayor número de personas posible. Y es que, además de inteligente, era una persona imaginativa que antes de la creación del Windows de Microsoft y mucho antes de la aparición de Internet ya previó el impacto que sus avances en la tecnología informática tendrían en nuestra sociedad y el papel que llegaría a jugar la información y la informática en un futuro próximo. “Estamos viviendo, entre otras, una explosión de la información y es obvio que la información no tiene ninguna utilidad si no está disponible”, escribió.


A partir de este convencimiento, Keller fue una defensora apasionada por proporcionar el acceso de la información a todo el mundo y estaba convencida que los ordenadores podrían hacer a las personas más inteligentes y que aprenderían a pensar por si mismas. “Por primera vez, ahora podemos estimular mecánicamente el proceso cognitivo y podemos llegar a hacer estudios en inteligencia artificial. Más allá de eso, el ordenador se puede utilizar para ayudar a los seres humanos en su aprendizaje. A medida que pase el tiempo y que vayamos teniendo estudiantes más maduros y en mayor número, probablemente este tipo de enseñanza será cada vez más importante”.


Mary Keller murió el 10 de enero de 1985 a la edad de 71 años dejando cuatro libros sobre informática. La popularización de la informática prevista por ella ya es un hecho indudable, lo que no está tan claro es que, de momento, los ordenadores hayan llegado a estimular el proceso cognitivo de las personas y ayudado a que pensaran por si mismos. Quizás en algunos casos está siendo lo contrario, pero es que ella era una mujer de fe que, al mismo tiempo, creía que el saber siempre haría a las personas mejores y más libres.


Comentarios

PM0620 1
PM0620 1
igus

igus ofrece su robot económico robolink DP de diseño personalizado fabricado a partir de plásticos técnicos.

44977 norelem Hygienic Design Components 1
44977 norelem Hygienic Design Components 1
norelem

En el mercado global de hoy en día el mantenimiento de un entorno impoluto es absolutamente imprescindible...

Revista Automática e Instrumentación
NÚMERO 531 // Septiembre 2021
Consulte el último número de la revista

Empresas destacadas

REVISTA