Suscríbete
Suscríbete

Ciencia y tecnología, ¿son una misma cosa?

Ciencia y tec columa laura 18802
No hay duda que entre una y otra existe una clara relación.// FOTO: cuadrocomparativo.org
|

Esta fue la pregunta que me planteó mi nieta de 15 años que estaba estudiando la historia del progreso humano.

Es bien cierto que, en más de un medio de comunicación general, encontramos una sección titulada "ciencia y tecnología" y, en general, encontramos en la misma una mezcla de noticias tanto de física o biología como otras dedicadas al automóvil autónomo o el último modelo de teléfono móvil que se ha presentado en el mercado.
No hay duda que entre una y otra existe una clara relación, pero ¿son realmente una misma cosa? Es decir, ¿el criterio de utilidad propio de la tecnología es el mismo que el concepto de verdad que manejan los científicos? El intelectual polifacético argentino y casi centenario Mario Bunge utiliza en un artículo la reciente confirmación de la existencia de las ondas gravitacionales para señalar cómo se diferencia la ciencia pura de la tecnología.

Es cierto que para poner en marcha el experimento intervinieron ingenieros de diversas especialidades, pero, ¿por qué se inició esta investigación?

Fue exactamente hace un siglo cuando Einstein señaló que, según su Teoría General de la Relatividad, los cuerpos más violentos del cosmos liberan parte de su masa en forma de energía a través de unas ondas que se han denominado gravitacionales. Es obvio que Einstein operaba sin tener en cuenta ningún criterio de utilidad. Su trabajo era ciencia pura a la búsqueda de la verdad sobre de qué material estaba hecho el universo. En realidad, el físico alemán creyó que así como otras de sus predicciones se habían podido comprobar (por ejemplo, la curvatura de la luz por el efecto gravitacional de la tierra), en este caso no sería posible detectar dichas ondas, tan lejanas que serían imperceptibles al llegar a la Tierra.
Sin embargo, en este caso Einsten se equivocó. Y aquí sí que la tecnología ha jugado su papel para hacer posible una demostración que parecía imposible, al diseñar la macroinstalación experimental que requirió de enormes interferómetros (un instrumento óptico que emplea la interferencia de las ondas de luz para medir con gran precisión sus longitudes de onda) y dos tubos de vacío de 6.000 metros de longitud.

Otro ejemplo que nos podría llevar a confirmar las diferencias entre la ciencia y la tecnología podemos encontrarla en la aparición de la máquina de vapor, la hiladora con los husos múltiples o el telar mecánico, piezas clave de la primera revolución industrial. El siglo XVIII fue un siglo rico en científicos (Laplace, Lavoisier, Euler, etc.), sin embargo, ninguno de ellos tuvo nada que ver en sus interesantes trabajos con las nuevas máquinas que se deben a técnicos por no decir artesanos, más o menos autodidactas. Y así como los científicos citados no mostraban ningún interés por las máquinas, los inventores de las mismas no estaban en absoluto interesados por la ciencia básica. Claro que sus máquinas se basaban en conocimientos científicos en algunos casos con varios siglos de vida.

Las comunidades científicas estaban en París o en Londres y los inventos tuvieron lugar en Manchester, una ciudad relativamente humilde pero sede de importantes factorías algodoneras y, por tanto, interesada en encontrar nuevas soluciones técnicas para sus operaciones que les permitieran una mayor producción. Interesante es observar que el principal producto de las factorías de Manchester eran telas de algodón barato y que podían servir tanto para confeccionar vestimenta como ropa interior y casera. Mientras en Francia se producían finos brocados de seda caros y dirigidos a un público minoritario, las telas de algodón de Manchester podían ser accesibles para muchos y en muchos países del mundo (basta pensar en el inmenso imperio británico del momento). Las empresas manufactureras estaban interesadas, pues, en ampliar al máximo su capacidad de producción y las nuevas máquinas vinieron a ofrecer esta posibilidad. En cambio, la gran producción no era necesidad de los artesanos de Lyon, antes al contrario. Ello explicaría que la revolución industrial triunfara en una primera etapa en Inglaterra y no en Francia.

En definitiva, pues, ante la pregunta de si ciencia y tecnología son la misma cosa, cabría responder que científicos y tecnólogos no tienen los mismos objetivos; los primeros buscan nuevas verdades, mientras los segundos tienen como objetivo la utilidad, pero ello no significa que no existe una íntima relación entre ciencia y tecnología, porque los científicos precisan de la técnica para demostrar muchos de sus supuestos, y los tecnólogos se basan en principios de la ciencia básica aunque en ocasiones ni siquiera sean conscientes de ello.

No sé si esta respuesta va a satisfacer la curiosidad de mi nieta.

Comentarios

Aenor
Aenor
AENOR

AENOR ha firmado un convenio con Alastria para apoyar el compromiso con la innovación y la transformación digital basadas en tecnologías descentralizadas.

Safe&Light HQ
Safe&Light HQ
Gimatic

Gimatic ha decidido apostar por el desarrollo de una nueva gama de componentes dedicados a la manipulación por vacío.

RS1052 RS PRO Sensors (3)
RS1052 RS PRO Sensors (3)
RS Components (RS)

RS Components (RS) ha anunciado la ampliación de su conocida gama de sensores RS PRO.

General
General
CES

El Consejo Económico y Social de España (CES) pide al Gobierno la máxima transparencia ante el reparto de fondos europeos para proyectos de digitalización .

02 VM
02 VM
Vector Motor Control

Vector Motor Control (VMC) incorpora a su catálogo de productos los servoaccionamientos y servomotores de LS Electric.

Revista Automática e Instrumentación
NÚMERO 528 // Abril 2021
Consulte el último número de la revista

Empresas destacadas

REVISTA