Suscríbete
Suscríbete

Industria 5.0, la evolución natural del sector para navegar la incertidumbre y las disrupciones con éxito

Digitization, licencia Creative Commons
Todos los indicadores señalan que 2021 es el año para iniciar la recuperación.
|

El sector industrial está sufriendo los efectos de la pandemia del Covid-19. Este sector lleva mucho tiempo en una búsqueda constante de la eficiencia operacional en la producción de bienes, así como de la mejora de la productividad, el ahorro de costes y la reducción de riesgos, pero a pesar de la revolución de la Industria 4.0 y de todos sus beneficios, bien es cierto que ha sido uno de los más afectados por la situación derivada del coronavirus.


Hablamos de que los fabricantes, en el último año, han visto cómo han tenido que cerrar sus fábricas para poder priorizar la salud de sus empleados y como respuesta al cierre de fronteras durante los confinamientos de los distintos países, además de que, por restricciones de aforo, han tenido que adaptar la plantilla e impulsar el teletrabajo en la medida de lo posible. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su Índice de Producción Industrial, la industria española cerró el pasado año con un 9,2% de retroceso en su actividad, siendo los sectores del textil, calzado y metalúrgico los que peores cifras han cosechado. La industria farmacéutica ha sido el único sector que ha registrado crecimiento (1,8%).


Todos los indicadores señalan que 2021 es el año para iniciar la recuperación. A pesar de que el temporal Filomena dejó pérdidas por daños y un nuevo parón de la actividad, se espera que el avance en el plan de vacunación tenga consecuencias positivas en todas las áreas de la economía, incluyendo el sector industrial. Pero para que su estabilización culmine con éxito y se comience realmente con la recuperación, la industria de la fabricación necesita reinventarse, y asumir los nuevos desafíos y adecuarse a ellos para crecer.


La Industria 4.0 es la base que las organizaciones están utilizando para ello; para poder anticiparse a los cambios del entorno y actuar en consecuencia, minimizando el impacto de las disrupciones y la incertidumbre, y previendo la escasez en situaciones críticas. No obstante, las instituciones gubernamentales y el resto de agentes del sector están impulsando una evolución de ese concepto que se adapta mejor al panorama actual: la Industria 5.0.


Una evolución natural


Desde que la Industria 4.0 existe, ésta se ha centrado en transformar el sector teniendo como meta su completa digitalización. Esto era importante – y aún lo es para quienes se encuentran inmersos en este proceso de cambio – para mejorar la eficiencia y la flexibilidad en la producción, así como para acelerar los procesos y adaptar el rol de los empleados en función de las nuevas máquinas y tecnología disponibles. Esto ha sido producido por la propia necesidad del sector, pues es complicado abordar conceptos mucho más generales y menos operativos sin antes no sentar los cimientos.


No obstante, la pandemia ha acelerado notablemente esa transformación digital, y ha traído consigo grandes cambios y disrupciones a los que las organizaciones han de hacer frente para mantenerse competitivas y crecer. La Industria 5.0 cambia el enfoque, y pone la mira en la importancia de la investigación y la innovación para lograr dicho objetivo; es un complemento de la Industria 4.0, la evolución natural del sector para que las necesidades y las tendencias sociales emergentes coexistan con el entorno, la tecnología y las propias empresas.


Industria 5.0: más humana y resiliente


La Comisión Europea (CE) es quien está detrás de este nuevo término. La Unión Europea sabe que el sector industrial tiene una gran importancia en las economías de los países miembros, y está trabajando para apoyar su recuperación con los recursos necesarios para ello. Hablo del Plan de Recuperación Europea, más conocido como Next Generation EU, donde se sientan las bases para transformar el tejido productivo de la región a través de la sostenibilidad y la digitalización. En España, además, el Gobierno ha desarrollado el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (España Puede) para modernizar y transformar digitalmente el tejido industrial, posicionando a este sector como uno de los motores clave de crecimiento sostenible e inclusivo para los años venideros.


La Dirección General de Investigación e Innovación de la CE publicó el pasado mes de enero el informe Towards a sustainable, human-centric and resilient European industry, en el que acuña por primera vez el paradigma de la Industria 5.0 como la evolución natural y necesaria de la Industria 4.0 y el objetivo que deben tener todas las organizaciones del sector en mente.

De acuerdo con el texto, la Industria 5.0 “reconoce el poder de la industria para alcanzar objetivos sociales más allá de los trabajos y el crecimiento, y convertirse en un proveedor resiliente de prosperidad, todo ello haciendo que la producción respete los límites de nuestro planeta y coloque el bienestar de los empleados en el centro de los procesos de producción”. En resumidas cuentas, es un enfoque más sostenible, resiliente y humano, que quiere servirse de la tecnología puntera para que el sector pueda navegar con éxito las disrupciones de carácter social, medioambiental o micro/macro económicas.


La tecnología tras la Industria 5.0


La CE señala que hay seis categorías tecnológicas en las que se basa el paradigma de la Industria 5.0: interacción individualizada hombre-máquina; tecnologías bioinspiradas y materiales inteligentes; tecnologías para la eficiencia energética, el uso de energías renovables, el almacenamiento y la autonomía; gemelos digitales y simulación; tecnologías de transmisión, almacenamiento y análisis de información; e inteligencia artificial (IA).


Centrándome en las tres últimas áreas – que creo que son las que, por su propia naturaleza, harán posible la innovación en las otras tres –, considero que en el último año se ha puesto de manifiesto su crítica importancia a nivel de negocio. Lo que antes podría considerarse como opcional o “algo que está bien tener” – por ejemplo, el análisis de los datos que recogen las organizaciones o el utilizar soluciones de gestión de la información en la nube –, ahora es obligatorio y tiene un impacto directo en que las empresas sobrevivan y crezcan.


¿A qué me refiero con impacto directo? En primer lugar, a una notable mejora de la resiliencia. Ser resiliente es tener las herramientas y el conocimiento necesario para que los empleados se adapten de manera rápida y tengan el grado necesario de agilidad organizacional para poder llevar a cabo el cambio, y eso incluye tener una visibilidad total de los procesos y operaciones, manejar información objetiva para tomar decisiones fundamentadas, y que los equipos tengan a su disposición todos los recursos necesarios para hacer su trabajo, en cualquier momento y lugar.

GettyImages 1204732594


Gracias a las soluciones en la nube que permiten monitorizar y gestionar todos los activos, realizar simulaciones que tengan en cuenta todo tipo de casuísticas (cambios meteorológicos, vacaciones del personal, distancia de seguridad y aforos máximos, variaciones en la demanda, etc.) y utilizar la IA para automatizar tareas y gestionar la información empresarial, el sector industrial verá cómo la resiliencia es el aliado perfecto para reducir riesgos y adelantarse a las disrupciones.


En segundo lugar, hablo de que la implantación y uso de estas tecnologías conlleva grandes mejoras a nivel operacional. En términos generales, hablo de optimizar los procesos de fabricación industrial y de mejorar la productividad, pero si bajamos al terreno estas afirmaciones, me refiero a maximizar el rendimiento de la maquinaria (predecir cuándo se va a producir una avería y, en consecuencia, limitar el tiempo de inactividad no planificado), reducir costes innecesarios, mejorar la calidad de los productos finales y minimizar los defectos postventa, aumentar la eficiencia energética y contribuir al medio ambiente, hacer una mejor gestión de la cadena de suministro, u optimizar la gestión del inventario para adaptar mejor la producción a la demanda.


En tercer lugar, los empleados también se verán beneficiados, y eso siempre es positivo para las organizaciones. Los equipos estarán mucho más empoderados y dedicarán su tiempo a lo que de verdad importa, no a tareas que fácilmente pueden ser automatizadas. La Industria 5.0 también permitirá mejorar su seguridad física y su bienestar general, adaptar la formación a la evolución de las habilidades requeridas, y atraer el mejor talento. En definitiva, fomentar el engagement entre empleado y empleador para que sea una industria human-centric.


Un enfoque sistémico e innovador


La Industria 5.0 es una visión coherente del futuro de la industria europea. Es un consenso hacia el que todos los agentes implicados en el sector deben mirar para culminar con éxito su recuperación. Y no solo eso, sino también para crecer y para devolver al planeta parte de lo que éste nos da en el día a día.


La innovación tecnológica se ha demostrado esencial para cualquier desarrollo económico desde tiempos inmemoriales, por eso no es de extrañar que este nuevo paradigma beba de ella para poder lograr las metas marcadas. Esta visión deja de entender la innovación como soluciones o tecnologías individuales para pasar a un enfoque sistémico, fomentando la resiliencia en todos los procesos y operaciones.


No sé ustedes, pero para mí este es el verdadero progreso.


Jorge Martínez, 

director regional de OpenText para España y Portugal

Comentarios

Advanced Factories 2021 cierra su quinta edición
Advanced Factories 2021 cierra su quinta edición
Advanced Factories

Advanced Factories cerró este jueves su quinta edición reuniendo a 10.267 profesionales y congresistas del sector industrial en el CCIB de Barcelona.

Digitization, licencia Creative Commons
Digitization, licencia Creative Commons
OpenText

El sector industrial está sufriendo los efectos de la pandemia del Covid-19...

Infografia Datos Proveedores Automocion 2020
Infografia Datos Proveedores Automocion 2020
Sernauto

En 2020 la industria española de componentes para automoción experimentó un retroceso en todas sus magnitudes.

Algoritmo
Algoritmo
AIS Group

AIS Group participa en la nueva Plataforma Española de Tecnologías de Modelización, Simulación y Optimización en un Entorno Digital (PET MSO-ED).

Orbital
Orbital
Orbital Critical Systems

Orbital Critical Systems entregará en 2021 los equipos SMU que irán embarcados en el avión de AIRBUS A400M.

Revista Automática e Instrumentación
NÚMERO 529 // Mayo 2021
Consulte el último número de la revista

Empresas destacadas

REVISTA