Suscríbete
Suscríbete
La presencia de las mujeres en puestos directivos sigue siendo escasa en entornos industriales

Brecha salarial, conciliación y percepciones culturales, principales barreras del talento femenino

Apertura
“La ingeniería es un mundo masculino en el que tienes que demostrar que eres una profesional mientras que a los compañeros la profesionalidad se les supone”, lamenta en este reportaje Inmaculada Fernández Calle desde Técnicas Reunidas.
|

Aunque hemos de reconocer que muchas cosas han cambiado y están cambiando, lo cierto es que aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad entre el hombre y la mujer en determinados ámbitos laborales. Uno de ellos es el STEM, por ello, hemos querido hablar con cinco mujeres referentes en el entorno industrial y tecnológico para que nos cuenten su percepción y experiencias en su día a día en un mundo calificado desde siempre ‘de hombres’, pero que, desde hace años, ya no es un coto cerrado.


PREGUNTAS


 1. ¿Cuál es su experiencia profesional trabajando en el ámbito STEM? ¿Le ha sido difícil acceder a él?

2. ¿Cuáles son las principales barreras que las mujeres encuentran en el mundo de la ciencia y la ingeniería?

3. ¿Por qué hay un número considerable de científicas e ingenieras que abandonan sus carreras?

4. ¿Cuáles son las desigualdades principales a las que se enfrentan las mujeres en estos ámbitos?

5. Ya no sólo en el ámbito profesional, sino también en el social y educativo, ¿qué debemos cambiar para que poco a poco la mujer esté más presente en el ámbito STEM?


Esther ADIF

Esther Mateo Rodríguez, Directora General de Seguridad, Procesos y Sistemas Corporativos en Adif 


1. Estudié Ingeniería Industrial en Sevilla y a partir de ahí todos los puestos en los que he estado tienen relación con el ámbito STEM. Hasta el ingreso en Adif, en 2010 trabajé en el sector privado en el ámbito Aeronáutico, Naval y de la Automoción dirigiendo proyectos nacionales e internacionales de diseño y construcción, liderando grandes equipos ubicados en varios países del mundo. Desde 2010, he ocupado distintos puestos de responsabilidad en Adif relacionados fundamentalmente con proyectos, obras, puestas en servicio, control de riesgos y mantenimiento de distintas especialidades (vía, energía, señalización y telecomunicaciones). Y, desde septiembre de 2018, ocupo el puesto de directora general de seguridad, procesos y sistemas corporativos, siendo responsable de la seguridad de la Organización (Sistemas y transformación digital, ciberseguridad, seguridad del tren, de las personas y los bienes, etc.) Desde esta posición, dirigo proyectos transversales y transformadores como:


◦ Plan de Transformación digital de Adif, que persigue la digitalización de la organización y la transformación del servicio al ciudadano.

◦ Plan integral de ciberseguridad.

◦ Proyecto de modernización del mantenimiento y gestión de activos, para mejorar la toma de decisiones en la reposición de los activos y la inversión.

◦ Plan de Cultura de Seguridad que lidera Adif en Europa.


Lidero a un equipo de más 600 profesionales, que trabajan en ámbitos con altos estándares de seguridad gestionando las relaciones con FFCC de Seguridad del Estado, Organismos Internacionales, operadores ferroviarios, reguladores europeos, sindicatos, etc. No me fue difícil acceder a este ámbito por la carrera que estudié, lo que creo que sí fue ‘chocante’ en mi entorno fue elegir una carrera reconocida como ‘masculina’ y en la que no había/hay muchos referentes femeninos.


2. En el mundo biosanitario no creo que haya ninguna barrera a las mujeres, más bien creo que culturalmente es todo lo contrario, está bien visto que las mujeres se dediquen a carreras que suponen el cuidado de otros. En el ámbito STEM en general, y en la Ingeniería en particular, creo que la principal barrera es que existen muchos menos referentes de mujeres en este mundo que de verdad sean visibles y que se conozca lo que hacen y para qué sirve. La mayoría de mujeres que conozco en ingeniería no ocupan una posición relevante en sus empresas. Otra barrera importante es la aparente dificulta para llevar a cabo la conciliación familiar y tener ambición profesional. En España, los puestos directivos suelen conllevar largas jornadas laborales y está bien visto alargarlas (en muchos casos innecesariamente), lo que implica, a veces aunque cada vez menos, tener que elegir entre la familia y el trabajo.


3. No tengo datos sobre el abandono femenino de estas carreras hoy en día. Cuando yo estudié, el abandono en % era similar entre hombres y mujeres. Lo cierto es que son carreras complicadas que implican un sacrificio desde el primer año y es posible que al no conocer bien las salidas y el desarrollo profesional posterior, esto no ayude a superar las dificultades. La realidad es que no se conocen referentes de mujeres que estén dirigiendo proyectos interesantes o empresas siendo compatible con el desarrollo familiar. Creo que las barreras reales aparecen mucho antes de que una mujer opte por una carrera de ingeniería y luego decida dejarla, y están en los modelos de la sociedad y las etiquetas sobre que una persona a la que le gusta las matemáticas es el ‘raro/a’ y la imagen que se tiene del friki de las ciencias inadaptado. Son necesarios referentes de adolescentes con éxito a los que les gusten las ciencias.


4. Durante la carrera no creo que existan desigualdades a la hora de estudiar o enfrentarse a los retos propios de estas disciplinas. Creo que es más relevante durante el desarrollo profesional. Es muy común encontrar mujeres que han estudiado carreras científicas o ingenierías y que tienen posiciones en las organizaciones que no tienen que ver con su formación o que, teniéndolo, están en posiciones intermedias sin desarrollo profesional. Es bastante frecuente encontrarlas en calidad, RRHH o puestos intermedios y poco relevantes de gestión. Es frecuente encontrarte en entornos ingenieriles en los que haya hombres que dan por hecho que no tienes los mismos conocimientos que él. Todavía, aunque cada vez ocurre menos, se dan casos en los que una mujer dirija a un grupo de personas mayoritariamente masculino y que tenga que estar constantemente reivindicando su posición.


5. El cambio relevante, en mi opinión, debe producirse a nivel educativo y cultural sobre la forma en la que las niñas perciben estas carreras. Por tanto, debe trabajarse en etapas muy tempranas para comunicar e inspirar en dos sentidos:


  • En general, es mucho más difícil explicar a qué se puede dedicar un ingeniero y, sin embargo, todos creemos saber lo que hace un médico. Aunque conozco a médicos gestionando e ingenieros salvando vidas. Dado que culturalmente a las mujeres le interesan carreras que tengan que ver el cuidado (biosanitarias), es necesario explicar que estudiar ingeniería, informática, o ciberseguridad puede salvar vidas. Que la tecnología puede estar al servicio de la sociedad y que hay retos que requieren de las cualidades femeninas para que tengan éxito. Por tanto, falta una profunda campaña de comunicación haciendo atractivas estas carreras y explicitando cómo aportan a la sociedad. Es necesario explicar qué hay detrás de esas carreras y mostrar ejemplos. De hecho, las niñas con madres en carreras STEM y que trabajan en este ámbito suelen saber mucho más de las aplicaciones y seguro que tienen más predisposición a estudiar estas carreras.
  • Por otro lado, creo que durante la adolescencia el mensaje que reciben las niñas sobre lo que ‘gusta’ está alejado de hacer carreras que se identifican con tecnología. Faltan influencers que cuenten lo interesante, motivador, retador y atractivo que es que una chica se dedique al ámbito STEM.   



RMateos 22

Raquel Mateos Tejada, Ejecutivo de Grandes Cuentas en AVEVA y Miembro de la Comisión Ejecutiva de ISA Sección Española


1. Mi carrera profesional se ha desarrollado en multinacionales en los ámbitos de la automatización, el control de procesos y el software industrial. Entornos tradicionalmente masculinos, en los que aún hoy, la presencia femenina (exceptuando las áreas de marketing o gestión de personas) sigue siendo minoritaria en eventos, grupos de trabajo y es bastante habitual ser la única mujer en muchas reuniones. Tras completar mis estudios de Ingeniería Química, tuve la oportunidad de realizar un MBA en Industria e Innovación, que me permitió obtener una visión integral del entorno empresarial y me facilitó la incorporación al mundo laboral. Durante mi trayectoria, he aprendido mucho, de hombres y mujeres, tanto en las empresas en las que he trabajado como con las que me he relacionado: referentes y mentores ‘anónimos’, esenciales para el desarrollo de mi carrera profesional. Formar parte de la Sección Española de ISA (International Society of Automation) también ha tenido un impacto positivo. Es muy enriquecedor poder aprovechar los recursos de formación que ofrece la asociación, desarrollar otras habilidades de aplicación en mi desempeño profesional y contribuir a la difusión del conocimiento, en un entorno sin ánimo de lucro.


Esfuerzo, dedicación y formación continua han sido las constantes de este camino, que hoy, me resulta aún más apasionante que cuando lo inicié. Inmersos en la era de la digitalización, tenemos por delante el reto de hacer nuestro mundo más sostenible. Me resulta muy motivador trabajar en un entorno en evolución imparable, con un elevado componente de innovación y con un talento multigeneracional para generar un impacto positivo en la sociedad.


2. Aunque se ha evolucionado, aún vivimos en una sociedad y una cultura en la que los estereotipos de género y otros sesgos (conscientes e inconscientes) refuerzan los prejuicios sobre las capacidades, intereses y motivaciones, tanto para hombres como para mujeres. Desde edades tempranas y en ocasiones desde el propio ámbito familiar, cuando un niño se reafirma lo llamamos líder, pero si lo hace una niña, lo más habitual es que la califiquemos de ‘mandona’. Durante la etapa profesional, existen expectativas de que el hombre tendrá mayor disponibilidad, compromiso o aspiraciones. Sin embargo, se presupone que la mujer, por circunstancias familiares, no va a tener flexibilidad para viajar o la dedicación requerida para asumir nuevas responsabilidades. A la hora de realizar promociones, existen sesgos implícitos en relación con la ambición de las mujeres para llegar a puestos de responsabilidad y sus habilidades de liderazgo. Ahora bien, las mujeres también debemos atrevernos a transmitir nuestras expectativas de crecimiento en el ámbito profesional, hacer visible nuestro trabajo y ser capaces de crear conexiones dentro y fuera de la empresa, que contribuyan a nuestro desarrollo laboral.


3. Todos los profesionales, sin distinción de género, aspiramos a tener un proyecto personal, familiar y laboral equilibrado. Culturas empresariales rígidas, dificultades para la conciliación familiar y sistemas de promoción y reconocimiento no objetivos, alteran este equilibrio. Y especialmente para las mujeres, porque socialmente se les adjudican los cuidados familiares y, por tanto, en determinados momentos optan por trabajar en otras áreas, abandonan las empresas o incluso sus carreras profesionales. Por ejemplo, con la pandemia del Covid-19, hemos comprobado que se puede trabajar de manera productiva, más allá de los modelos tradicionales caracterizados por los horarios eternos y el presentismo. Las culturas empresariales flexibles y que contribuyen a la conciliación familiar, son positivamente valoradas por hombres y mujeres, si bien, tienen más impacto en las mujeres, ya que habitualmente asumimos un mayor peso de las responsabilidades relacionadas con la familia y el hogar.


Otro factor que influye es el efecto de los sistemas de promoción y reconocimiento no objetivos. Las empresas están poniendo esfuerzos en este sentido para que las mujeres no se sientan estancadas en sus trabajos y así minimizar el riesgo de que tiendan a buscar entornos más diversos donde puedan desarrollarse plenamente desde el punto de vista profesional, en función de los méritos, no del género.


4. A pesar de la implantación de políticas corporativas de diversidad e inclusión en las compañías en los últimos años, el avance de la mujer dentro de las estructuras empresariales está siendo lento. No sólo es necesario incrementar la representación de las mujeres en trabajos en ciencia y tecnología, sino también establecer medidas para que prosperen y se les permita avanzar en estos campos. La falta de mujeres en puestos directivos STEM es una de las desigualdades principales en estos ámbitos. Desgraciadamente, aunque hombres y mujeres tengan el mismo trabajo, la misma responsabilidad y preparación, no son igualmente valorados en las empresas. Es una realidad que, a medida que se va aumentando en las posiciones de toma de decisión de las empresas, la proporción de mujeres va disminuyendo y su representación en entornos corporativos sigue siendo baja. Queda aún camino por recorrer para dar visibilidad a las mujeres con talento, desarrollar sistemas de reconocimiento y promoción de objetivos, y asegurar que ese talento no se va perdiendo a medida que avanzamos en los distintos niveles de la organización.


5. Conseguir un cambio cultural que revierta en una igualdad de género es una responsabilidad colectiva que abarca todos los ámbitos de la sociedad. Creo que es importante educar en la igualdad, desde el entorno familiar hasta el formativo, cambiando estereotipos, dando visibilidad a figuras femeninas que puedan servir como referentes y alimentando la confianza de las niñas en sus capacidades. Cada vez somos más las empresas y asociaciones que promovemos iniciativas para despertar el interés por la ciencia y la tecnología desde la infancia, e intentamos dar una mayor visibilidad de las contribuciones de las profesiones asociadas al ámbito STEM a la sociedad. El desarrollo de programas de mentorización y facilitar la exposición de estudiantes universitarias a mujeres con trayectorias en las áreas de ciencia y tecnología, son otras acciones que contribuyen a reforzar sus capacidades de liderazgo y a que se puede compatibilizar el ejercicio de la profesión, con la maternidad.


En el ámbito empresarial, creo que el reto está en generar una cultura que realmente apueste por el talento, que es inherente a la persona, no al género. Esta transformación tiene que estar promovida desde el nivel más alto de la compañía, no únicamente por un principio de igualdad, si no entendiendo la diversidad como una ventaja competitiva en un entorno como el actual, en el que la creatividad y la innovación son esenciales. Debe ser un compromiso compartido que cale en toda la organización (equipos directivos, responsables funcionales, mandos intermedios), que mueva mentalidades y comportamientos. De este modo, los que hasta ahora habían sido mayoría, apoyarán esta diversidad, con el convencimiento de que tiene un impacto positivo. Me llama la atención que en los foros y encuentros sobre temas de diversidad sólo participen mujeres. Hay muchas áreas de mejora y debemos ver la diversidad como una oportunidad. Tanto hombres como mujeres tenemos que trabajar conjuntamente para disponer de talento preparado, dispuesto y visible dentro de las compañías para obtener resultados realmente transformadores.


Las mujeres también tenemos la responsabilidad de prepararnos: debemos tener una visión estratégica de nuestra carrera profesional, establecer nuestros propios objetivos y formarnos. No se trata de aceptar que nos den una oportunidad por el hecho de ser mujeres, sino de tener una actitud positiva y proactiva ante el desafío de la diversidad.   


M Jose Raposo

María José Raposo, Presidenta de ISA Sección Española 

y Directora General en Engitech4B


1. Soy Ingeniera Industrial, con especialidad en Electricidad, y durante mi carrera profesional he pasado por diferentes puestos de trabajo. Comencé siendo Soporte Técnico a la Venta en oficina y de ahí pase a ocupar el puesto de Jefe de Proyecto, lo que me llevó a trabajar en campo durante muchos años, para terminar gestionando a nivel comercial y operacional una división de la compañía. En la actualidad, ocupo una Dirección General, y además, he asumido el cargo de Presidenta de la Sección Española de ISA (International Society of Automation) para el periodo 2021-2022. En el inicio de mi carrera, sí que me costó un poco acceder a mi primer puesto de trabajo. Entonces había mucha más reticencia a la hora de contratar a una mujer para un puesto ingenieril, pero con tenacidad y constancia, todo se consigue. A medida que avanzas en tu carrera y accedes a puestos más altos, notas menos esa dificultad.


2. Creo que, la mayoría de las veces, las barreras nos las imponemos nosotras mismas. Nuestra autoexigencia nos hace creer que no somos válidas para llevar a cabo ciertas tareas, y eso hace que las principales limitaciones vengan por nuestra parte. Tiene mucho que ver en ello los estereotipos y prejuicios que arrastramos del pasado y que, afortunadamente, están cambiando, aunque no a la velocidad a la que nos gustaría.


3. En mi opinión, la primera causa de abandono de las carreras femeninas en la ciencia y en la ingeniería es la familia. Bajo mi punto de vista, la mujer siente como su obligación, de manera más fuerte que el hombre (debido a los roles definidos socialmente), responsabilizarse de la gestión de la unidad familiar, lo que hace que, en muchos casos, elija esto por encima de su carrera profesional.


4. En general, la primera desigualdad a la que nos enfrentamos las mujeres en el ámbito de la Ciencia y la Ingeniería es a nivel salarial. No es algo inventado, ya que son datos demostrados, que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres ocupando el mismo puesto de trabajo, además de que el avance en las carreras profesionales de las mujeres es más lento que el de nuestros homólogos masculinos. Aparte de esto, desde mi punto de vista y experiencia, la ciencia y la ingeniería ha sido diseñada y se le ha dado visibilidad como algo masculino, por lo que a la mujer aún le cuesta mucho más acceder a ciertos puestos de trabajo y, cuando logra acceder a ellos, en muchas ocasiones, se ve en la obligación de demostrar su valía en un mayor grado que un hombre.


5. A nivel social, lo primero que debemos intentar cambiar, aunque es complicado y será lento, son los estereotipos de la mujer en la Ciencia y la Ingeniería. Por ejemplo, a algunas personas aún les llama la atención ver a una mujer en una obra, sea del sector que sea, rodeada de hombres a los que ella dirige y, aunque cada día es más habitual y común, es algo que todavía sorprende. Si conseguimos cambiar esto, habremos derribado muchas barreras que se encuentran las mujeres a nivel profesional.


A nivel educativo, debemos dar mayor visibilidad a referentes femeninos en estos campos a todos los niveles. Debemos mostrar a las niñas y adolescentes ejemplos de mujeres que han elegido esas carreras y que trabajan en ellas, para enseñarles que somos válidas y capaces, y que no por dedicarnos a ello dejamos de ser femeninas, lo que creo que es una de las mayores barreras entre las chicas para elegir la ciencia en su futuro.


Inmaculada Fernandez

Inmaculada Fernández Calle, Adjunta al jefe del departamento de Instrumentación y Control en Técnicas Reunidas


1. Lo cierto es que mi objetivo profesional siempre fue estar en Ingeniería, si bien al principio tuve que decantarme por la enseñanza, ello me llevó a unir de manera sólida los dos campos. Para mí no fue fácil acceder al ámbito STEM, pero encontré a alguien que me dio ese primer empujón que necesitaba y a partir de ahí fue todo rodado. Con mucha dedicación y mucho estudio que sigo manteniendo hasta llegar a ser un referente en Instrumentación y Control.


2. Ahora ya las barreras han disminuido, las mujeres podemos movernos con libertad en casi todo el mundo y eso favorece la inclusión de las mujeres en la ingeniería, pero ese ‘casi todo el mundo’ es el que nos sigue haciendo daño. Como ejemplo, puedo compartir con vosotros que una de las primeras entrevistas de trabajo que hice al terminar mis estudios, en este caso no era para una ingeniería, no salí elegida porque era una mujer y entendían que no iba a ser respetada por los operadores. Me lo dijeron así, claramente, pero eso lo único que hizo fue que me empeñara aún más en llegar a la meta propuesta. Esto, reconozco, ya no es hoy una situación normal y realmente era una gran barrera, que desde luego no quiero olvidar.


3. Porque priorizan otros aspectos de sus vidas, si me comparo con las madres de ahora siempre digo: ‘¡Qué mala madre he tenido que ser!’ pero mis hijos no están de acuerdo (risas). La maternidad es un hándicap, cierto, pero no por el hecho de ser madre sino por el hecho de que hay etapas en nuestras vidas en las que nuestros hijos son más importantes que nuestra progresión laboral y, cuando quieres volver, has llegado tarde y tienes dos opciones: correr y recuperar el tiempo ‘perdido’ o conformarte. No creo que esto tenga más misterio. De todas formas, no creo que el abandono de la carrera profesional sea un fracaso personal, es simplemente cuestión de prioridades.


4. La ingeniería es un mundo masculino en el que tienes que demostrar que eres una profesional mientras que a los compañeros la profesionalidad se les supone.


5. En el ámbito educativo hay que cambiar básicamente todo. Hay que promover el estudio de la ciencia como esa parte del conocimiento que resuelve problemas. Hay que enseñar a nuestros menores a tener inquietudes y a querer buscar soluciones. Hay que promover el amor por la formación STEM. Las profesionales tenemos que formar parte de este reto, dando a conocer en los colegios nuestro trabajo y transmitiéndoles nuestra pasión.


En el ámbito social debería empezar a valorarse el esfuerzo que supone este tipo de formación universitaria, el salario también debería ir en consonancia con los conocimientos y con lo que aportamos a la sociedad. De esta manera, las carreras STEM ganarían en adeptos.


Maria Munoz Ferrer 4

María Muñoz, Directora de Desarrollo de Negocio de IoT & Big Data para España en Telefónica Tech


1. Llevo toda mi carrera profesional trabajando en el ámbito de las tecnologías, ya que estudié Ingeniería Informática, carrera muy posicionada en el ámbito STEM. Mi trayectoria profesional comenzó hace 25 años como programadora y, tras pasar por varios puestos relacionados con la tecnología, hoy en día desempeño un puesto de dirección relacionado con IoT, Big Data, Inteligencia Artificial y analítica avanzada en Telefónica Tech. En mi caso no he encontrado ningún problema a la hora de acceder a un trabajo relacionado con el ámbito STEM, pero dedicarse a estas tecnologías requiere no solo de preparación, sino también de la pasión que pongas en tu trabajo. Este es uno de los principales puntos que ayuda a derribar las barreras que se pueden encontrar en el camino.


2. Considero que es un tema en el que ha tenido bastante que ver la educación. Venimos de un mundo donde estábamos acostumbrados a ver cómo los niños jugaban con coches o montaban robots, mientras las niñas jugaban con muñecas y se disfrazaban de princesas. Afortunadamente esto está cambiando y ahora vemos con más frecuencia cómo todos los niños juegan a lo mismo. Aun así tenemos un reto por delante, ya que debemos crear actividades, foros, eventos o incluso campañas de concienciación, como por ejemplo el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería (23 de junio), para animar a las niñas a estudiar carreras del ámbito STEM y premiar a aquellas mujeres que ya se encuentran en este ámbito trabajando. Actualmente sólo el 25 % de las matrículas de ingeniería están ocupadas por mujeres.


Otra de las barreras que creo que aún se percibe es la falta de referentes en el ámbito STEM. Encontramos muchas más referencias, o más conocidas, en el ámbito masculino (Albert Einstein, Isaac Newton, Stephen Hawking, Galileo Galilei etc.) y quizás por ello a veces no nos atrevemos a recorrer este camino de la ciencia y la tecnología. Sin embargo, si analizamos la historia sí podemos encontrar grandes referencias como:


  • Marie Sophie Germain, pionera de la teoría de elasticidad e hizo importantes contribuciones a la teoría de números.
  • Marie Skłodowska-Curie, titulada en Física y en Matemáticas y considerada actualmente como uno de los 30 mejores científicos de la historia. Comenzó a trabajar con su marido, Pierre Curie, en el estudio de la radiactividad natural. Ambos recibieron el Premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre radioactividad.
  • Hipatia de Alejandría fue una filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto, que destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía a comienzos del siglo V. Fue la primera matemática.



Estos son sólo algunos ejemplos de mujeres que sí han tenido un papel importante en el ámbito STEM y que quizás no han tenido el reconocimiento merecido. Estas son las mujeres en las que deberíamos inspirarnos porque, aun no contando con las posibilidades que existen ahora para adentrarse en la ciencia y la tecnología, apostaron por ello impulsadas por su pasión. Ahora el camino es mucho más fácil: tenemos referencias actuales en las que las niñas se pueden fijar, como por ejemplo, la Doctora en computación cuántica Alba Cervera, investigadora del BSC CNS; y Margarita Salas, considerada como una de las impulsoras de la investigación española en el campo de la bioquímica y de la biología molecular, entre otras.


3. Si con carrera nos referíamos a la formación, supongo que tiene que ver principalmente con la cultura y la educación. Aunque no seamos conscientes, todavía nos encontramos con situaciones donde las estudiantes piensan que tienen que demostrar que tienen las mismas capacidades que el género masculino. Siempre se han visto las ingenierías y la ciencia como carreras ‘hechas para los hombres’, al igual que se presupone que hay otras carreras dirigidas a nosotras como, por ejemplo, la enfermería. Este tipo de pensamientos creo que no facilita la inserción de la mujer en estas carreras y hace que muchas mujeres abandonen antes de finalizar sus estudios. Mi consejo es que pongan ilusión en lo que persiguen y que en ningún caso se dejen influenciar por el entorno.


Por otro lado, si hablamos de la carrera profesional creo que esta clarísimo, aunque hoy en día está cambiando, ya que se consideraba que la mujer era la responsable de la casa y de los hijos. A veces es muy complicado ser brillantes en todos los ámbitos de nuestra vida, se nos exige demasiado y nos exigimos en exceso en algunas ocasiones. Sin embargo, en los últimos 10 años se ha avanzado muchísimo en el reparto de las tareas domésticas y, aunque está claro que cada ‘casa’ es un mundo, las nuevas generaciones tienen asumido que los roles en la pareja tienen que ser compartidos al 100%.


Otro tema a destacar es la brecha salarial existente entre hombres y mujeres, ya que cuando una pareja, por ejemplo, ha de decidir quién se queda al cuidado de los niños, uno de los principales factores que se tienen en cuenta es la aportación económica de cada uno de los integrantes de la pareja, para que afecte lo menos posible a la economía familiar.


4. Creo que la principal desigualdad es la brecha salarial y la escasa presencia de las mujeres en puestos directivos. Afortunadamente, esto no ocurre en todas las compañías, pero sí es algo que aún esta muy generalizado en todos los ámbitos, incluido el STEM.


5. Creo que hay tres puntos fundamentales que deben cambiar a nivel sociocultural. Por un lado, se debería visibilizar a aquellas mujeres que han tenido y tienen un gran papel en la tecnología para conseguir acabar con la falta de referentes femeninos para aquellas estudiantes que deciden optar a este tipo de carreras. Y, por otro, sería necesario acabar con los estereotipos de género porque este tipo de carreras se han percibido durante largos años como ‘carreras para hombres’, así como fomentar la inclusión de la mujer en los entornos de trabajo, actualmente mayoritariamente masculinos, con las mismas condiciones funcionales y salariales.



Este artículo aparece publicado en el nº 536 de Automática e Instrumentación

Págs. 24 a 31.

   Cómo acercar el mundo de la ingeniería a las jóvenes adolescentes

Comentarios

Mapa noticia
Contenido patrocinado
​El 80% de los datos que tenemos a nuestro alrededor está geolocalizado. Sin embargo, pocas compañías industriales están aprovechando este análisis
Iot
Iot
IOTSWC

El evento tendrá lugar en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona del 31 de enero al 2 de febrero

Hispack
Hispack
Hispack

Un 80% de las empresas expositoras y un 75,6% del público visitante declaran un alto grado de satisfacción con los resultados obtenidos

LAS1 AGQ 11Y 21 A
LAS1 AGQ 11Y 21 A
TME ONPOW

Interruptor de llave de dos posiciones de la marca ONPOW

Hicham Kabbaj  DS web
Hicham Kabbaj  DS web
Dassault Systèmes

Hicham Kabbaj cuenta con más de 20 años de experiencia en el ámbito de las tecnologías de la información

Emerson
Emerson
Emerson

El Plantweb Digital Ecosystem ayudará a Origin a convertir residuos de madera renovable en químicos para diversas aplicaciones

Pr162022 Beckhoff EL8601 8411 web
Pr162022 Beckhoff EL8601 8411 web
Beckhoff Automation

Terminal EtherCAT de 12 mm para hasta doce interfaces de señales y nueve tipos de señales

Def with lights
Def with lights
Webdyn

Incluye un completo software que ofrece todas las funcionalidades para las aplicaciones de la Industria 4.0

Passenger stations main visual
Passenger stations main visual
ABB

Las estaciones inteligentes son una parte importante de los programas de modernización del ferrocarril

Revista Automática e Instrumentación
NÚMERO 541 // Octubre 2022
Consulte el último número de la revista

Empresas destacadas

REVISTA